miércoles, 13 de marzo de 2013

EL CICLO DEL EFECTIVO


El Banco de España, como banco central nacional del Eurosistema, participa en la emisión de los billetes en euros y, en nombre del Estado español, pone en circulación las monedas en euros.
Distribuye a su red de sucursales y de depósitos auxiliares los billetes y monedas en euros para su posterior puesta en circulación. Los depósitos auxiliares, operativos desde marzo de 2005, son centros de custodia de billetes del Banco de España distribuidos a lo largo del territorio nacional que fueron creados para lograr un flujo de billetes más eficaz.
Las entidades de crédito retiran billetes y monedas del Banco de España, para atender la demanda de efectivo del público, a través de las compañías de transporte de fondos.
El público retira efectivo para sus compras de las ventanillas de las entidades de crédito y, principalmente, de los cajeros automáticos. Los comerciantes y el público ingresan efectivo en las entidades de crédito a través de sus ventanillas y, en menor medida, utilizando los dispositivos aceptadores de efectivo.
Las entidades de crédito ingresan en el Banco de España el efectivo que reciben del público de nuevo a través de las compañías de transporte de fondos para esta operación.
El Banco de España realiza una función de filtro sobre el ciclo del efectivo, se encarga de mantener en buen estado los billetes y monedas en circulación y de retirar los billetes y monedas falsos.
El proceso de recuento, clasificación y destrucción de los billetes:
El Banco de España, como el resto de los bancos centrales nacionales del Eurosistema, cuida la calidad de los billetes en circulación para que estos mantengan un buen estado de uso que permita y facilite los intercambios económicos, por ello, los billetes ingresados en el Banco de España son sometidos a un exhaustivo proceso de recuento, análisis, peritación, selección y clasificación para, finalmente, ser empaquetados y precintados para su posterior puesta en circulación -si se considera que tienen un alto nivel de calidad y son adecuados para el uso- o para su destrucción -si su estado de uso no se considera adecuado.
En ningún caso se vuelven a poner en circulación billetes con rasgaduras, rotos, sucios, deteriorados, pintados o que hayan perdido alguna de sus características iniciales.
El proceso anterior es conocido como "tratamiento de billetes" y se realiza en los centros regionales de tratamiento ubicados en las propias sucursales del Banco de España por medio de máquinas selectoras de alta tecnología, que permiten la selección, el empaquetado e incluso la destrucción de billetes con un elevado grado de automatismo.
Fuente: Banco España