sábado, 30 de marzo de 2013

LUXEMBURGO DICE QUE NO ES CHIPRE. AHORA NADIE QUIERE SER CHIPRE.

El Gobierno de Luxemburgo dijo este miércoles pasado que su sector financiero no es comparable con el de Chipre, dado que en su caso, "contribuye a la competitividad general" del euro, aunque admitió que al igual que su socio del bloque, es desproporcionadamente grande con respecto a la economía del país.
"Luxemburgo está preocupado por las (...) comparaciones entre los dos sectores financieros internacionales de la zona euro y por las reflexiones sobre la talla del sector financiero con respecto al Producto Interior Bruto del país y sobre los riesgos que eso puede representar para la sostenibilidad presupuestaria y económica", declaró el Gobierno de Luxemburgo en un comunicado oficial.
El sector financiero de Luxemburgo "tiene un carácter fundamentalmente internacional en el seno de la zona euro que se ha convertido en una puerta de entrada para los inversores de la zona euro", añadió.
Ese sector contribuye "a la competitividad general de todos los Estados miembros. Su clientela diversificada, sus productos sofisticados, su supervisión eficaz y la aplicación rigurosa de los estándares internacionales son lo que lo hacen único".
La zona euro concedió a Chipre un rescate de 10.000 millones de euros, pero a cambio, la diminuta isla mediterránea deberá mutilar su gigantesco financiero, con un tamaño siete veces más grande que su economía.
Las autoridades de la zona euro, el Fondo Monetario Internacional y Chipre sellaron un rescate que prevé la reestructuración bancaria en Chipre, aduciendo que ese país era un caso "excepcional" con un sector financiero sobredimensionado. Pero varios analistas han advertido de que el caso de Chipre no es aislado en el bloque, ya que Malta, Luxemburgo e incluso la rescatada Irlanda, tienen unos ratios de sobredimensionamiento mayores que los de Chipre.
Luxemburgo se convirtió a partir de los años ochenta en un templo de las finanzas, extremadamente atractivo para bancos, aseguradoras y fondos de inversiones. El Gran Ducado contaba además con un férreo secreto bancario que le permitió atraer negocios o fortunas.
Y el diminuto país cuenta ahora con más de 150 bancos internacionales. En cuanto a fondos de inversión, sólo le gana Nueva York.
Al igual que Chipre, el Estado de Luxemburgo fue retirado en 2009 de la lista gris de paraísos fiscales, después de haber ratificado con 12 países acuerdos de intercambio de información, requisito exigido por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).
Fuente: AFP